El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin propósitos funcionales. En nuestra sociedad moderna, debido al ritmo de vida que llevamos, el bruxismo es un problema que afecta cada vez a más personas, tanto a adultos como a niños, y a ambos sexos por igual, aunque la edad más frecuente de inicio es entre los 17 y los 20 años, la remisión espontánea se suele producir después de los 40 años de edad, en los casos de bruxismo crónico. El bruxismo puede desaparecer solo en cualquier momento.

Síntomas

Los signos y síntomas del bruxismo pueden comprender los siguientes:

  • Rechinar o apretar los dientes, con un sonido que puede ser tan fuerte como para despertar a la persona que duerma contigo
  • Desgaste dental y fracturas
  • Incremento de la sensibilidad dental
  • Músculos faciales rígidos o hipertónicos
  • Dolor o inflamación de mandíbula, cuello o rostro
  • Dolor similar al dolor de oído, pero que no es un problema del oído en realidad
  • Dolor de cabeza sordo que comienza en las sienes
  • Alteración del sueño

Causas

La causa del bruxismo es multifactorial, pudiendo ser físicos, psicológicos y genéticos.

El bruxismo puede deberse a presencia de ansiedad, el estrés, ira o tensión. También puede ser una estrategia de afrontamiento o un hábito durante la concentración profunda.

Factores de riesgo

Estos factores aumentan el riesgo de desarrollar bruxismo:

  • Estrés. El aumento de la ansiedad o el estrés pueden provocar el rechinamiento de los dientes. También la ira y la frustración.
  • Edad. El bruxismo es frecuente en los niños pequeños, pero suele desparecer en la edad adulta.
  • Tipo de personalidad. Tener un tipo de personalidad agresiva, competitiva o hiperactiva puede incrementar el riesgo de tener bruxismo.
  • Medicamentos y otras sustancias. El bruxismo puede ser un efecto secundario poco frecuente de algunos medicamentos psiquiátricos, como ciertos antidepresivos. Fumar tabaco, beber bebidas con cafeína o alcohol, o consumir drogas recreativas puede incrementar el riesgo de padecer bruxismo.
  • Familiares con bruxismo. El bruxismo nocturno suele ser un rasgo de la familia. Si tienes bruxismo, es posible que otros miembros de tu familia también lo tengan o lo hayan tenido.
  • Otros trastornos. El bruxismo puede estar relacionado con ciertos trastornos médicos y de salud mental, como enfermedad de Parkinson, demencia, trastorno de reflujo gastroesofágico (enfermedad por reflujo gastroesofágico), epilepsia, terrores nocturnos, trastornos relacionados con el sueño, como apnea del sueño, y trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Tratamiento

El tratamiento adecuado para el bruxismo dental dependerá de saber qué es lo que está ocasionando este problema. El odontólogo debe determinar la causa potencial con preguntas precisas y un examen dental. A continuación, de acuerdo a la causa y al daño provocado, podrá sugerir diferentes opciones.

Los tratamientos que se aplican para tratar el bruxismo dental están orientados a la reducción del dolor, la prevención del desgaste de piezas dentales y daños permanentes en la mandíbula. Dichas terapias pueden disminuir el hábito de apretar y rechinar los dientes, aunque muchas veces no son una solución definitiva.

Tradicionalmente se han utilizado férulas o protectores dentales para evitar el bruxismo dental durante el sueño. Las férulas pueden hacer que desaparezca el dolor mientras se usan y ayudan a prevenir los daños que este trastorno puede ocasionar. Sin embargo, no resuelven el problema, ya que las molestias vuelven a aparecer si dejan de usarse

Para aliviar el dolor provocado por el bruxismo también pueden resultar de utilidad estos consejos de cuidado personal:

  • Aplicar hielo o paños calientes en las zonas donde se produzca el dolor como pueden ser los músculos de la mandíbula.
  • Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o filetes de carne.
  • Beber mucha agua todos los días.
  • Evitar masticar chicle.
  • Masajear las zonas donde se producen dolores.
  • Dormir las horas recomendadas

La reducción del estrés diario y el manejo de la ansiedad pueden disminuir el bruxismo dental. Por lo que para personas propensas a esta afección las técnicas de relajación pueden resultar de gran ayuda. Cualquier hábito que ayude a relajarse como escuchar música, leer, caminar o darse un baño puede contribuir a mejorar el bruxismo.

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas