El cepillo dental eléctrico es una herramienta oral que permite que las cerdas de este se muevan de manera automática y rápida, ya sea debido al vaivén hacia atrás o adelante o por la rotación oscilatoria, con la finalidad de proporcionar una limpieza correcta de los dientes.

Estos utensilios cuentan con un motor que genera los movimientos y se alimenta, en su mayoría, por una batería recargable que se carga mediante la base inductiva al momento que el cepillo está sobre la misma. En un comienzo, estos utensilios fueron inventados para pacientes odontológicos que contaban con funciones motoras limitadas, así como para las personas que utilizaban aparatos de ortodoncia.

Ventajas

El cepillo eléctrico es tu mejor opción si estás buscando comodidad y versatilidad, entre sus principales ventajas están:

  • Intensidad de cepillado: para lograr un buen cepillado lo ideal es que realices miles de movimientos por minuto, con el cepillo eléctrico puedes llegar a obtener hasta 30,000 vibraciones por minuto lo que logra que la limpieza bucal sea mucho más exhaustiva que la que se consigue con un cepillado manual.
  • No requerimos que hacer grandes esfuerzos para alcanzar esas zonas en nuestra dentadura que son de difícil acceso.
  • Tiempo de duración ideal: siempre es recomendable cepillar tus piezas dentales por lo menos durante dos minutos, lo que la mayoría de gente no logra realizar. Con el cepillo eléctrico puedes programar esta duración y conseguir el tiempo estimado ideal de limpieza.
  • Limpieza con ortodoncia: este tipo de cepillos son de especial ayuda en los pacientes con ortodoncia, ya que logran retirar los restos de comida acumulada entre los alambres de manera eficaz gracias a sus movimientos vibratorios automáticos.
  • Fácil de usar: tienen un cabezal rotario y temporizadores incorporados que facilitan la limpieza más efectiva y rigurosa de tus dientes, lo que disminuye el sarro y las posibilidades de sufrir infecciones bucodentales como la periodontitis o gingivitis.

Desventajas

Aunque estos dispositivos electrónicos son altamente recomendables por los profesionales de la odontología al momento de lograr una mayor efectividad en la limpieza y cuidado de nuestras encías, existen las siguientes desventajas:

  • Su costo es mucho más alto que los cepillos manuales, pues contienen una batería y sus cabezales deben ser remplazados cuando las cerdas estén deterioradas.
  • A pesar de que son recomendables para personas con ortodoncia, el uso debe hacerse con mucha precaución debido a que es probable que durante el cepillado se desprenda un aparato o alambre.
  • Se tienen que recargar constantemente para que su batería funcione sin problemas.
  • Son muy proclives a dañarse al momento de que sufran una caída, se sobrecargue la batería o se golpee con algo.
  • Su traslado es más complicado, pues ocupan mucho espacio.

Ahora que ya conoces más sobre las ventajas y desventajas de este tipo de cepillo puedes elegir con más certeza. Recuerda mantener visitas periódicas con tu odontólogo.