Cuando hablamos de la higiene y el cuidado oral, es probable que solo nos enfoquemos en los dientes descuidando una parte muy importante de nuestra boca y son las encías. Si queremos resaltar su importancia y cuidado, debemos empezar hablando de cuál es la función que las encías cumplen en la boca.

La encía es un tejido conectivo fibroso que está alrededor de los dientes y su principal función es la de soportar y mantener los dientes en su sitio para poder masticar, por otra parte, también cumplen con la función de formar un sellado que protege los dientes de agresiones bacterianas, físicas y químicas cubriendo y protegiendo tanto su raíz como el hueso.

¿CÓMO CUIDAR MIS ENCÍAS?

Ahora que conoces la importante función que cumple las encías en nuestra boca, es esencial prestar más atención a su higiene y su cuidado para lucir una encía sana al sonreír. Esta debe lucir con un color rosado, punteada, dura y con una sensibilidad moderada al dolor y la temperatura, pero si por el contrario notas que tu encía no cumple con estas características, tiene una pérdida de color y además presenta inflamación o sangrado, son señales de que algo no está bien con tus encías.

  1. Buenos hábitos de higiene oral: Cepilla tus dientes tres veces al día y aprende a hacerlo bien, de forma suave evitando que las encías se inflamen o irriten, pero asegúrate de eliminar la placa, sarro y demás bacterias, utiliza el hilo dental para eliminar los restos de comida que puedan quedar atrapados y por último el enjuague bucal que ayudará a mantener una boca sana.
  2. Aliméntate bien: Así no lo creas la mala alimentación también afecta la salud de tu boca, por lo que es muy importante reducir el consumo de grasas saturadas y azúcares. También debes tener cuidado con ciertos alimentos que son duros de morder en especial con los dientes delanteros.
  3. Visita tu odontólogo: Si tu boca está sana no está de más visitar a tu odontólogo de confianza dos veces al año, para una consulta general y realizarte una limpieza profunda profesional.

ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS

Como todo en la vida siempre es mejor prevenir que curar y este caso no es la excepción, por eso sigue con detenimiento los cuidados de tus encías para evitar patologías serias que dependiendo de su avance y gravedad pueden llegar a causar gingivitis, periodontitis o incluso perder las piezas dentales.

  • Gingivitis:

    La gingivitis o inflamación de las encías es la fase inicial de la periodontitis, sus síntomas son irritación, enrojecimiento e inflamación en la parte de las encías que rodea la base de los dientes. Es causada por la mala higiene que posibilita la formación de una capa bacteriana fina conocida como placa. Si se detecta a tiempo es una enfermedad que se puede revertir.

  • Periodontitis:

    Es la segunda fase y la más grave de la gingivitis, ya en este punto no es reversible ya que es una severa infección bacteriana de los tejidos especializados, ligamentos y huesos que rodean y sostienen los dientes, por eso es tan común que quien padece la enfermedad puede generar la pérdida permanente de los dientes.

Una sonrisa perfecta es con dientes y encías sanas, por eso presta una mayor atención a la higiene y cuidado de tus encías para evitar padecer alguna de estas enfermedades.

También te puede interesar:

Gingivitis: ¿Cuándo acudir al dentista?

Implantes dentales en personas con periodontitis

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas