Los brackets autoligados se define como un bracket que utiliza un componente móvil, instalado permanentemente para apresar el arco de alambres. Los brackets autoligables reciben este nombre porque, a diferencia de los convencionales, no necesitan gomas elásticas (ligaduras) para fijar el arco dentro del bracket. Los brackets autoligados de ortodoncia pueden ser clasificados en dos categorías: pasivo y activo. La construcción de los brackets es un proceso complejo, que se ejecuta con precisión infinita.

Los brackets autoligados de ortodoncia se diseñan para cada diente individualmente porque las prescripciones difieren para los distintos dientes. Por otra parte, los diseños de las bases de los brackets autoligados de ortodoncia tienen que incluir la adaptación para las diversas configuraciones anatómicas de las superficies dentarias.

Diferencias entre la ortodoncia convencional y los brackets autoligables

En la ortodoncia convencional unas ligaduras metálicas o elásticas (gomitas transparentes, brackets grises o de colores) unen los arcos a los brackets. Como los brackets grises están pegados al diente, cuando el arco recupera su forma arrastra consigo al conjunto diente-bracket para colocar los dientes en su sitio ideal.

En este caso, las gomas elásticas pierden su fuerza, se tiñen y cambian de color, por lo que hay que cambiarlas a menudo o cada cita. Además, retienen muchos alimentos y placa bacteriana y también generan mucha fricción, es decir, fuerza de roce entre el alambre y el bracket, lo que obliga a realizar fuerzas más intensas para mover los dientes, generando más disconfort o sensación de presión en los pacientes.

Ventajas de los brackets autoligables

La ventaja más importante en definitiva es que con ellos se elimina la necesidad de gomitas o ligaduras metálicas por lo que se espacian más las visitas (en vez de venir a los ajustes una vez al mes se puede venir cada 2 meses o cada 2 meses y medio, y se realizan tratamientos ligeramente más rápidos junto con algunas otras ventajas innegables: más comodidad para el paciente y fuerzas más ligeras con menor fricción.

Si deseas realizarte este tratamiento, te recordamos que debes visitar a tu odontólogo para encontrarla mejor opción.

Etiquetado en : Ortodoncia