Importancia en nuestra salud de unas encías sanas

Mantener las encías sanas no es solo un modo inteligente detener los dientes en buen estado, sino que también permite mantener fuerte el resto del cuerpo.

Cuando se piensa en problemas bucales o dentales, se cree que los problemas están en los dientes. Pero la verdad es que, en efecto, es en las encías donde comienzan muchos problemas bucales serios que pueden llegar a afectar en su mayoría a los dientes.

Cuando hablamos de enfermedades de las encías mencionamos la gingivitis y la periodontitis que son las más frecuentes y estas pueden afectar nuestro bienestar general.

La gingivitis es la inflamación superficial de la encía y el sangrado es la principal señal de alerta. La mayoría de las personas atribuyen el sangrado al cepillarse al tipo de cepillo o a la técnica empleada, sin saber que la causa del sangrado es una enfermedad de sus encías que debe tratarse.

El sangrado de las encías es un signo de inflamación y de enfermedad, y si no se trata adecuadamente puede derivar en periodontitis, que es la infección profunda de la encía y el resto de los tejidos que sujetan el diente que puede provocar la pérdida del diente. Esto puede destruir la estructura de soporte óseo de los dientes, lo que hace que se aflojen o, incluso, se pierdan los dientes. Otros problemas relacionados con las encías son los abscesos en las encías y las encías retraídas.

Cuidados que se deben tener en cuenta

Existen factores de riesgo relacionados con las enfermedades de las encías; algunos se pueden evitar, como el tabaco, pero otros no, como los cambios hormonales en las niñas y mujeres, la diabetes no controlada, ciertas enfermedades, algunos medicamentos y la genética.

Pero lo que sí está en nuestras manos y es clave para eliminar el biofilm bucal y evitar las enfermedades de las encías es realizar una correcta higiene dental e interdental:

  • Cepíllate los dientes tres veces al día durante al menos 2 minutos.
  • Utiliza hilo dental al menos una vez al día para eliminar los restos de comida a los que no puedes acceder con el cepillo.
  • Utiliza una pasta dental diseñada para el cuidado de las encías y un enjuague bucal para ayuda a eliminar la placa bacteriana.
  • No compartas tu cepillo con nadie, ya que puede ser determinante para contraer enfermedades periodontales y para la aparición de caries.
  • No olvides lavar bien el cepillo después de utilizarlo para disminuir el nivel de bacterias.
  • No guardes el cepillo en un sitio húmedo porque favoreces el crecimiento de microorganismos.

La salud bucal es muy importante en nuestra vida, por eso recomendamos tener una correcta higiene y asistir periódicamente a tu odontólogo.