¿Qué es?

Es una alternativa al tratamiento convencional de brackets metálicos que ayuda a solucionar problemas de apilamiento, diastemas o sobremordida sin afectar estéticamente nuestra boca ya que consiste en unos alineadores que prácticamente no se aprecian y se pueden extraer de forma sencilla, los cuales se fabrican en plástico mediante programas de moldeado en 3D que simulan virtualmente la dentadura desde que empieza el tratamiento y durante la duración del mismo hasta llegar a la posición deseada.

Cada cierto tiempo el ortodoncista realizará cambio de los alineadores con la finalidad de lograr los dientes totalmente alineados.

Cómo funciona

En primer lugar, hay que acudir a una revisión con el especialista en ortodoncia para poder valorar si el tratamiento es apto para el problema que queremos solucionar.

Una vez realizado el estudio, se toman modelos de la boca y mediante un software 3D se crea un tratamiento virtual, planeando el movimiento de cada uno de los dientes desde su posición actual hasta la posición deseada.

Se confeccionan los alineadores transparentes y hechos a medida que se irán cambiando de forma periódica para un enderezamiento progresivo de los dientes.

Los alineadores irán consiguiendo los movimientos de los dientes, siendo necesario cambiarlos aproximadamente cada dos semanas.

Ventajas de la ortodoncia invisible

  • Los alineadores se fabrican a la medida gracias a la tecnología virtual 3D.
  • Son una solución eficaz desde el primer momento.
  • Al ser extraíbles, actividades diarias como comer, beber o cepillarse se pueden hacer sin ningún problema ayudando a mantener una correcta higiene bucal. 
  • Dado el material, no ocasionan roces, llagas o heridas.
  • Su comodidad es mayor, ya que no modificarán la forma de la cara con el alineamiento de los dientes.
  • Tiene menos efectos secundarios indeseados al final del tratamiento: gingivitis, manchas en las piezas dentales o caries.
  • La ortodoncia invisible actúa más rápido que cualquier otro tipo de ortodoncias.

Cuidados

Para que el tratamiento de ortodoncia invisible sea efectivo, este puede tener una duración entre 9 a 18 meses según la posición inicial de los dientes. Además, el alineador debe permanecer puesto diariamente mínimo 22 horas para evitar fallas en el resultado final planificado.

Se debe asistir a los controles programados por el profesional para el reajuste de los alineadores.

Mantener una correcta higiene bucal, ya que una boca sana permite que cualquier tipo de tratamiento funcione de la mejor manera.

Etiquetado en : Ortodoncia