Cuando se coloca una prótesis dental, es importante que el paciente logre adaptarse a ella y continuar con su vida. Es un proceso complicado y en algunos casos difíciles, pero suele durar algunos días o hasta semanas. Si la adaptación no se realiza cómodamente en tiempo de dos semanas, se debe visitar al profesional y así evitar una falla en el tratamiento.

Comer con prótesis es comer con seguridad

La prótesis brinda seguridad al paciente, al principio el comer puede ser algo que genere temor, pero no debe ser así si se tiene conciencia de lo que se debe realizar. Empieza con una dieta blanda que incluya bastantes líquidos, sopas y postres suaves. Continúe con alimentos como huevo, pescado, verduras hervidas o purés. Una vez haya afianzado el proceso, coma alimentos fáciles de masticar como brócoli o apio crudo.

Puede que al principio la dieta sea algo monótona y aburrida, pero una vez se vaya adquiriendo confianza al masticar, se pueden probar alimentos más variados y sólidos como pollo y pescado, siempre que estén tiernos y en cantidades pequeñas o en trozos y así resulte más fácil ingerirlos.

Alimentos como panes crujientes y frutos secos pueden generar molestias por sus partículas diminutas, pero no debes desaparecerlos de tu menú. Simplemente aprende a pasarlos con bastantes líquidos.

Cómo masticar

Inicialmente se aconseja que el paciente al meter la comida en la boca mastique primero la mitad con la parte trasera izquierda de la boca, y la otra mitad con la parte trasera derecha siempre de forma lenta y al mismo tiempo. No se deben usar los dientes de adelante para partir la comida o morder porque se corre el riesgo de que la prótesis se mueva de su lugar correcto.

Evite masticar alimentos muy duros o de difícil masticación, estos podrían afectar su prótesis y también su estado de ánimo. Recuerde que la prótesis es para brindarle seguridad personal.

Usa una crema adhesiva

Aunque las prótesis dentales tienen buena sujeción, puede ser recomendable el uso de una crema adhesiva la cual aumenta la sujeción al momento de comer, reducen el movimiento de las prótesis y amortigua las encías, proporciona un sellado total a lo largo de los bordes y ayuda a mejorar la seguridad al hablar. Te recomendamos consultar su uso directamente con tu odontólogo.

No olvides visitar frecuentemente al odontólogo para ir ajustando la prótesis y mantener una correcta higiene bucal.

Etiquetado en : prótesis dental