La sensibilidad dental puede producirse cuando la encía se retira de los dientes en la línea de las encías y deja al descubierto la dentina.

 La dentina es una capa de tejido blando del diente que se encuentra debajo del esmalte. Por debajo de la línea de las encías la dentina no cuenta con la protección del esmalte que cubre la parte del diente visible en la boca. Cuando la dentina queda expuesta, los poros microscópicos (denominados túbulos) que comunican con el nervio del diente quedan desprotegidos. Los alimentos calientes, fríos y, a veces, dulces o ácidos pueden provocar dolor por hipersensibilidad.

Causas frecuentes de sensibilidad dental

Numerosas situaciones causan la exposición de los túbulos dentinarios y pueden provocar Sensibilidad Dental. Éstas suelen estar relacionadas con el estilo de vida de los pacientes y sus hábitos diarios de higiene bucal:

  • Recesión de la encía debido a una enfermedad periodontal
  • Cepillado extremadamente agresivo o cepillado con un cepillo con filamentos duros
  • Exceso de alimentos y bebidas ácidos
  • Bruxismo
  • Deterioro dental o lesión física en los dientes
  • Intervención dental reciente
  • Patologías generales o ciertas situaciones que provocan un medio oral ácido, como son las patologías estomacales (úlcera, hernia de hiato, etc.), psicológicas (bulimia, anorexia nerviosa) o profesionales (catadores de vinos, panaderos, etc.).
  • También puede aparecer como consecuencia de recesiones gingivales causadas por tratamientos odontológicos, como una limpieza profesional, un tratamiento periodontal básico o una ortodoncia.

 El dolor debido a la sensibilidad dental es fácilmente identificable, ya que aparece siempre ante estímulos diversos, pero claramente reconocibles:

  • Alimentos o bebidas muy frías o muy calientes
  • Consumo de sustancias dulces o ácidas
  • Cepillado de dientes
  • Al respirar aire frío
  • Presión táctil

Si el dolor que se produce no se relaciona con un estímulo determinado y/o persiste después de que éste cese o no se localiza bien, probablemente la causa no sea sensibilidad dental y podría deberse a la existencia de patologías subyacentes como, por ejemplo, la caries dental.

Tratamiento para la sensibilidad dental

 La sensibilidad dental se trata mediante la eliminación de aquellos factores que atacan el esmalte y exponen la dentina.

Gracias a todos los avances en el campo de la tecnología de la salud bucal, probablemente no tenga por qué soportar la sensibilidad dental. Actualmente existen varias opciones para el tratamiento de los dientes sensibles:

  • Cepíllese y use el hilo dental dos veces al día para evitar enfermedades periodontales.
  • Asegúrese de limpiar todas las partes de la boca, incluidos los espacios interdentales y la línea de las encías.
  • Cepíllese con suavidad con un cepillo eléctrico con filamentos suaves. De este modo evitará un cepillado extremadamente agresivo y protegerá el esmalte.
  • Evite los alimentos y bebidas ácidos.
  • Utilice una crema dental diseñada para ayudar a proteger los dientes ante la sensibilidad.

Aunque existen muchos métodos eficaces sin receta para el tratamiento de los dientes sensibles, siempre es recomendable consultar con su profesional dental si sigue teniendo hipersensibilidad, puesto que puede ser signo de problemas más graves.

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas