Algunos niños no ven la hora de tener sus aparatos de ortodoncia porque los ven como una señal de que están llegando a la adolescencia. Otros, por el contrario, se preocupan por cómo se sentirán o se verán.

¿Por qué necesitan aparatos de ortodoncia los niños?

Las causas por las que un niño puede necesitar aparatos de ortodoncia son diversas: dientes torcidos, superpuestos o apiñados, o una mala mordida (que recibe el nombre de "maloclusión"). La maloclusión ocurre cuando el tamaño de la mandíbula superior y la inferior no coinciden.

A veces, los problemas con los dientes y la mandíbula se deben a la caída de los dientes de leche demasiado pronto, a accidentes o a hábitos, como chuparse el pulgar. Pero, con frecuencia, los problemas son hereditarios. Por lo tanto, si una persona de la familia necesitó aparatos de ortodoncia, es posible que los niños también los necesiten.

Tipos de Aparatos

  • Aparatos fijos: los más comunes son los conocidos como brackets, que van emplazados en cada diente para adaptar la posición de cada pieza y corregir los problemas de apiñamiento dental y de oclusión o mordida. Existen tanto metálicos como de porcelana, este último más estético al mimetizarse mejor con el color del diente.
  • Aparatos removibles: los más comúnmente conocidos como "de quita y pon", son aparatos de material acrílico que se encajan en las piezas molares mediante estructuras metálicas. Estos aparatos corrigen defectos de mordida y de crecimiento óseo y condiciona su resultado a la disciplina del paciente para llevarlos puestos.
  • Una vez que estén colocados los aparatos, el niño tendrá que visitar al ortodoncista en algunas semanas para que el profesional los controle y ajuste.

La duración del tratamiento del niño con aparatos dependerá de los problemas que el ortodoncista esté intentando corregir, pero el tiempo promedio es de dos años. Después, tal vez tenga que usar un retenedor especialmente moldeado (una pequeña pieza de plástico con alambres metálicos o un trozo delgado de plástico con forma de protector bucal). Los retenedores evitan que los dientes vuelvan a su lugar original.

Cuidado de los aparatos

Como es muy fácil que los alimentos queden atascados en los aparatos con alambres, los niños deben limpiarse los dientes con mucho cuidado. Es fundamental que se cepillen los dientes después de comer y que usen hilo dental todos los días (el ortodoncista puede darle al niño un dispositivo especial para pasar el hilo por los aparatos).

También son fundamentales las limpiezas dentales y los controles regulares para detectar caries.

Como los aparatos ejercen presión sobre los dientes, es posible que a veces resulten incómodos, especialmente después de que el ortodoncista los ajusta. Si ocurre esto, puede usar analgésicos sin receta (medicamentos para aliviar el dolor) y darle al niño alimentos blandos.

Debe visitar inmediatamente al ortodoncista si el niño tiene un alambre o un bracket suelto o si un alambre le está lastimando la boca. Si el ortodoncista no encuentra ningún problema, el niño puede usar cera de ortodoncia para cubrir las zonas afiladas de los brackets que le causan molestias o que raspan su boca o encías.

Los tratamientos de ortodoncia y odontopediatría suelen ser la mejor forma de corregir las maloclusiones.

Salud oral infantil

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas