Limpieza dental

La limpieza dental más conocida como profilaxis tiene diferentes funciones como proteger el esmalte y eliminar lo acumulado en los dientes y debajo de las encías, a lo que le llamamos placa dental. Mejora el aspecto de tu sonrisa con una correcta higiene bucal, indispensable para mantener una boca sana y bonita.

1

¿En qué consiste una limpieza dental?

La limpieza dental es un procedimiento bastante sencillo que se realiza en una sola sesión y que te ayuda a tener los dientes realmente limpios.

También conocida como profilaxis dental, incluye controles periódicos en los que los especialistas primero descartan ciertos tipos de enfermedad periodontal y luego localizan áreas con alta concentración de manchas, placa y sarro que se han acumulado en encías y dientes. Para continuar su completa eliminación.

No causan ningún dolor y pueden causar leves molestias a algunas personas, especialmente a pacientes con dientes muy sensibles, que en estos casos recurren a la anestesia local. Este es un programa simple y no requiere múltiples sesiones en la mayoría de los casos. El proceso utiliza primero una punta ultrasónica para eliminar el sarro que se encuentra por encima de la línea de las encías, y continúa debajo de las encías con depósitos subgingivales para completar el pulido de la superficie del diente.

Se recomienda cepillarse los dientes dos veces al día, pero, aunque se haga un muy buen cepillado de los dientres, todavía hay áreas donde se puede acumular placa bacteriana y sarro, y estas áreas no se pueden eliminar con un simple cepillado. Si este sarro no se elimina, la placa dental se acumulará y causará la llamada enfermedad de las encías.

Por lo tanto, debes realizar una limpieza dental para evitar este tipo de enfermedades y asegurarte de que tus dientes estén completamente limpios.

 

2

¿Qué tipos de limpieza dental hay?

Hay dos tipos de limpieza dental: limpieza básica de dientes y curetaje o descalcificación radicular. La elección de uno de ellos depende de las necesidades del paciente, los resultados de la investigación realizada por el dentista y la salud de los dientes.

  • Limpieza dental básica

    La limpieza dental básica es de naturaleza preventiva y estética, y su principal objetivo es eliminar la placa y el sarro.

    A partir de la eliminación del sarro por encima de la línea de las encías, utilizamos puntas ultrasónicas, cepillos preventivos, pastas limpiadoras especiales para el tratamiento, y finalmente pulimos los dientes.

    Los expertos recomiendan una limpieza dental básica cada 6 meses.

    Es un procedimiento sencillo y se realiza en solo una sesión en tu clínica Dentix.

  • Curetaje o descalcificación radicular

    El curetaje o descalcificación radicular es un tratamiento dental que elimina la placa y el sarro y es adecuado para pacientes con enfermedades relacionadas con las encías (como gingivitis o enfermedad periodontal). Para el curetaje, divida la cavidad bucal en cuadrantes y realice una limpieza profunda de los dientes, enfocándose en el área del diente debajo de la línea de las encías y en la parte inferior de la bolsa periodontal.

 

3

Diferencias entre limpieza y curetaje dentales

La principal diferencia entre la limpieza dental y el curetaje es que la limpieza dental es un tratamiento preventivo para eliminar el sarro y la placa; mientras que el curetaje se realiza en pacientes con enfermedades de las encías o periodontales.

 

4

Beneficios de la limpieza dental

Al recibir este tipo de tratamiento, principalmente ayudas a mantener tus dientes libres de restos de comida, que luego se convierten en sarro. Cuando tienes este tipo de tratamiento, también puedes ayudar a:

  • Erradicar la aparición de sarro y placa bacteriana.
  • Prevenir enfermedades dentales como gingivitis o caries.
  • Prevenir la periodontitis.
  • Eliminar las manchas superficiales en los dientes.
  • Brindar una protección mayor a las piezas dentales.

 

5

¿Cuándo hacerse una limpieza dental?

En Dentix recomendamos que se realice una limpieza dental cada seis meses.

En algunos casos, la frecuencia puede ser diferente debido a las necesidades específicas del paciente. Por ejemplo, para los pacientes con enfermedad periodontal, la frecuencia de cambio a la limpieza una vez al mes o incluso al legrado puede ser mayor.

Por el contrario, después de ciertos tratamientos (como ortodoncia, implantes u odontología cosmética), primero se realiza la limpieza de los dientes.