El principal objetivo de la endodoncia es desinfectar y conservar la mayor cantidad de tejido dental sano especialmente la raíz, para evitar su extracción y facilitar su rehabilitación.

Antes de iniciar el procedimiento se debe tomar una radiografía del diente afectado para evaluar la extensión de la lesión y el número de conductos del diente. El especialista en este procedimiento es el endodoncista.

Las endodoncias se clasifican en:

  • Uniradiculares: un único conducto. Dientes anteriores y caninos (colmillos).
  • Birradiculares: dientes con dos conductos. Premolares (muelitas pequeñas que encontramos al lado de los caninos) y algunos molares (muelas)
  • Multirradiculares: es la endodoncia de mayor complejidad, molares posteriores que pueden tener tres o más conductos.

Paso a paso:

  • Inicialmente se anestesia la zona del diente donde se realizará la endodoncia.
  • Se elimina la caries si la hay.
  • Luego, se amplía la cavidad para que haya un buen acceso de los instrumentos.
  • Se retira la pulpa, se limpia y se desinfecta.
  • Posteriormente de la preparación, desinfección y secado del o los conductos, se obtura (sella) con un material especial que evitara la infección.
  • Finalmente, se reconstruye la estructura perdida del diente con un material resistente como la resina, compomero o una corona completa de ser necesario.
Etiquetado en : Endodoncia