La caries dental es una enfermedad infecciosa provocada por bacterias que existen en la  flora bacteriana de la boca. Cuando consumimos productos azucarados o hidratos, estas bacterias fabrican durante su metabolismo unos ácidos capaces de destruir el esmalte dental. Una vez que la caries penetra en el esmalte, su avance es imparable puesto que la dentina, la estructura que está debajo del esmalte, es mucho más frágil.

Si no se maneja a tiempo, la caries puede invadir la pulpa (nervio) provocando el típico dolor de muelas. Si esto ocurre, sería necesario realizar una endodoncia de la pieza (matar el nervio) o incluso extraer el diente si está muy afectado. 

Previniendo la caries

 Aquí te dejamos algunas medidas de prevención de la caries.

Llevar una higiene dental adecuada

La placa bacteriana es una de las causas de la caries, por lo que evitar su formación es una de las medidas más efectivas de prevención. Para ello es fundamental realizar un buen cepillado, utilizando la técnica correcta, el tiempo adecuado y un cepillo en buenas condiciones. Así mismo, se recomienda a las personas predispuestas utilizar medios auxiliares para los espacios interdentales como el hilo dental.

El flúor:

El flúor aumenta la dureza del esmalte y su uso es especialmente recomendable cuando se están formando los dientes. Aunque en algunos casos es conveniente reforzar el consumo de flúor, normalmente con el que contiene el agua corriente es suficiente.

La dieta

Otra medida de prevención para el desarrollo de la caries pasa por seguir una dieta adecuada, controlando el consumo de productos cariogénicos como los chocolates, galletas, golosinas además de ciertas frutas y refrescos. Si se consumen, el cepillado de dientes todavía debería ser más exhaustivo.

Nanopartículas de hidroxiapatita

Estas nanopartículas se integran con el esmalte dental, reparan imperfecciones, fortalecen el esmalte desmineralizado y forman una capa protectora resistente al ataque de los ácidos. Combinadas con el flúor favorecen la formación de fluorapatita, que otorga una mayor resistencia al esmalte frente al ataque de los ácidos.

Factores protectores y preventivos de cada individuo

La saliva arrastra los restos de comida que quedan en la boca, neutraliza los ácidos producidos por la placa bacteriana y aporta calcio y fosfato a los dientes en un proceso que se conoce como remineralización. Además, actúa como depósito para el flúor de la pasta de dientes, que ayuda a prevenir la caries remineralizando los dientes lo que disminuye o frena el proceso cariogénico. Es muy importante controlar la escasez de saliva, debida en ocasiones a la administración de ciertos fármacos, enfermedades sistémicas, infecciones crónicas, radioterapia en tumores de cabeza y de cuello.

La caries dental es una enfermedad muy común pero fácilmente evitable y reparable. Por ello, te recomendamos que lleves una higiene y una dieta adecuada, y que visites a tu odontólogo con regularidad. Tu salud bucodental te lo agradecerá.

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas