La gingivectomía es una intervención rápida, previsible e indolora que consiste en eliminar el exceso de encía por motivos estéticos o como parte de un tratamiento de periodontitis. En ambos casos la gingivectomía se realiza cuando una parte importante de los dientes está cubierta por las encías y éstos parecen muy pequeños o poco naturales.

Es una intervención sencilla con anestesia local y normalmente sin complicaciones. Estas, con nulas consecuencias para el paciente, pueden suceder durante el transcurso de la cirugía por el normal desarrollo de la intervención, como hemorragias o pequeñas heridas en las encías, y otras, en el postoperatorio, como posibles infecciones que se tratarían inmediatamente con antibióticos.

La gingivectomía se realiza con un bisturí eléctrico para conseguir la máxima precisión y un sangrado mínimo en las encías. El procedimiento es indoloro debido a la anestesia local aplicada y consigue algo a tener muy en cuenta, es decir, evitar que la encía retorne a la posición anterior a la intervención.

En cuanto a los puntos de sutura utilizados son muy sutiles y se retirarán después de una semana. El periodoncista puede considerar que es necesario no solo el recontorneado de la encía, sino también del hueso, si cree que la encía puede volver a su posición anterior. Con un recorte de 2 milímetros se conseguirán unos resultados permanentes.

Gingivectomía en tratamientos de estética dental

Cuando algunas personas sonríen pueden mostrar encías que difieren en tamaño y resultan antiestéticas. Los dientes parecen más pequeños y las encías más grandes. En estos casos, se utiliza la gingivectomía, para reducir el tejido gingival que rodea el diente y conseguir una sonrisa perfecta.

Mediante ese pequeño recorte que se realiza alrededor de los dientes, se consiguen unas proporciones más estéticas entre el diente y la encía y el efecto de la sonrisa es más natural, con los dientes más largos y grandes y con una forma menos cuadriculada. Lo más importante sobre la gingivectomía con fines estéticos es que se realiza de manera rápida, indolora y perfectamente previsible, con resultados excelentes y sobre todo visibles desde el primer momento.

Postoperatorio de la gingivectomía

Pasado un día de la intervención, podrás cepillarse los dientes con un cepillo específico que ayudará a disolver el coágulo de sangre que se forma en el margen gingival. Aunque pueda parecer doloroso, las pequeñas molestias que tendrás se alivian con un analgésico, por tanto, en absoluto estamos hablando de un postoperatorio complejo. En menos de una semana, notaras cómo la inflamación de las encías desaparece y en dos semanas, o incluso menos, las encías se habrán recuperado totalmente de la intervención.

Estética dental

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas