Sabemos que los buenos hábitos se forman en casa y la salud oral debe empezar desde los primeros años de vida. Es un error muy común pensar que se debe prestar atención a los dientes de los niños cuando empiezan a mudar sus dientes, esto debe ser desde mucho antes de que empiecen a salir sus primeros dientes para prevenir algunas patologías, asegurar buenos hábitos de limpieza y conseguir una dentadura sana y fuerte a futuro.

Es muy común que a una edad muy temprana se adquieran algunos hábitos como el frecuente uso del biberón, chupón o la succión del pulgar que hacen parte del día a día del bebé pero que con un mal manejo o en exceso, a largo plazo puede influir en el desarrollo de la boca y la alineación de los dientes. 

Por este motivo existe la odontopediatría, una rama de la odontología que se especializa en tratar, controlar y tener un manejo correctivo en la salud bucodental desde que se es bebé, durante la lactancia, infancia y hasta que llega a la adolescencia evitando problemas graves en sus dientes cuando se encuentren en la edad adulta.

Problemas que trata la odontopediatría

En una edad muy temprana los dientes son muy sensibles y pasan por muchos cambios, siendo de gran importancia una solución inmediata a las alteraciones que puedan ocurrir en esta etapa. A continuación, mencionamos los problemas más comunes que se corrigen gracias a la odontopediatría.

  • Exceso de chupón y succión del pulgar:

Para muchos bebés y niños, el uso del chupón o llevarse el dedo pulgar a la boca es un acto casi involuntario que los tranquiliza y les brinda seguridad, pero a pesar de ser una acción natural se debe corregir cuando se hace en exceso. Si este hábito se mantiene después de los 2 años debes prestar atención ya que esto ejerce una presión en la parte superior de la boca ocasionando la deformación de los dientes superiores al desplazar hacia fuera y hacia adelante los 4 dientes frontales al igual que vuelve alto y angosto el paladar ocasionando una deglución atípica.

  • Caries

Algunos padres no prestan atención a los dientes de leche por la razón que muy pronto se van a caer, pero si no se trata a tiempo puede traer problemas en los dientes definitivos. La caries en los dientes de leche constituye una enfermedad infantil muy común, causada por el elevado consumo de azúcares industriales, una mala higiene oral o estar propensos a sufrir esta patología causando graves daños en el futuro de los dientes definitivos.

Cuándo hacer la primera visita?

Es fundamental saber cuándo llevar al bebé a su primera cita con el Odontopediatra y esta debe ser máximo a los 12 meses de edad. En esta primera visita se revisa los tejidos blandos, la consolidación del paladar, la correcta erupción de los dientes, crecimiento del maxilar y de la mandíbula y prevenir infecciones o cualquier anomalía.

La ventaja de este primer acercamiento a tan temprana edad es que el niño se logrará familiarizar con el ambiente dental consiguiendo así una actitud positiva y de confianza siendo estas visitas una experiencia agradable para el niño.

Después de esta primera asistencia y hasta los 3 años se consideran visitas preventivas que se deben hacer anualmente y a partir de los 5 años es aconsejable hacer una visita cada 6 meses.

Cuidar los dientes de los niños

Mientras salen los primeros dientes se puede limpiar la boca del bebé con una gasa húmeda y cuando erupcionan los primeros molares es el momento de enseñarle a usar el cepillo de dientes que es acorde a su edad, con una crema dental baja en flúor, con al menos 1.000 ppm y siempre bajo la supervisión de los padres o de algún adulto.

Cuida la salud oral de tus hijos desde pequeños para fortalecer sus encías y sus dientes, creando hábitos de limpieza para conseguir una dentadura sana.

También te interesará leer:

Todo lo que debes saber de los dientes de leche

Mi bebé ya tiene dientes ¿ahora qué debo hacer?

Etiquetado en :

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio