Los tratamientos de blanqueamiento dental se han hecho muy populares en la actualidad, pero estos llevan un gran cuidado para lograr su propósito.

Durante un tratamiento de blanqueamiento se deben evitar alimentos oscuros como el café, las gaseosas negras y principalmente el tabaco, ya que tienen a manchar fácilmente los dientes.

Los dulces también se deben evitar o consumirlos en lo mínimo, ya que el esmalte se encontrará muy sensible y quedará expuesto a las bacterias y caries que producen los dulces.

Qué es una dieta blanca

Luego del tratamiento se recomienda el consumo de una dieta blanca, que como su nombre lo indica, consiste en comer alimentos blancos o que puedan manchar los dientes. Esto debido a que luego de un blanqueamiento, el esmalte queda poroso y la estructura del mismo varía, permitiendo así un mayor nivel de pigmentación.

Además de lo ya mencionado, los pacientes que presentan sensibilidad durante el tiempo de tratamiento deben restringir el consumo de bebidas o alimentos fríos o ácidos.

Algunos alimentos que se pueden consumir durante y después de un blanqueamiento dental son:

  • Bebidas: Agua, limonada, gaseosa sin colorantes, zumos de fruta de color ligero.
  • Condimentos: Sal, bicarbonato, salsa de ajo, dientes de ajo.
  • Comidas: Arroz blanco, pescado, pastas, queso blanco, carne blanca, chocolate blanco, yogur griego, frutos secos.
  • Dulces: Chocolate blanco, natas, leche condensada.
  • Verduras y frutas: manzana, quesos, brócoli, piña, calabacín, leche de almendras, plátano, coliflor, lechuga, pepino, berenjenas a la vinagreta.
  • Debemos evitar o no consumir:
    • Bebidas: Café, té, vinos, chocolate en taza, Coca Cola.
    • Condimentos: Vinagre de Módena, salsa de soya, tinta de calamar, curry.
    • Comidas: Chocolate negro, frutillas, cerezas, moras y otros frutos rojos, remolacha, espinaca, arándanos, carnes rojas, sopa de tomate.

Después del tratamiento no debemos consumir algunas frutas cítricas como el limón, el kiwi y el tomate, también es importante evitar las bebidas calientes o frías por al menos dos días después del tratamiento final, asimismo, es importante no morder hielo o comer alimentos demasiado duros, si es posible también evitar bebidas alcohólicas muy oscuras, pero éstas pueden ser reemplazadas por vinos blancos o cerveza clara.

Recomendaciones:

Debido a lo anteriormente mencionado, se recomienda elegir bien el momento para iniciar el tratamiento de blanqueamiento dental, muchos pacientes aprovechan una dieta para bajar de peso después de las vacaciones para realizarlo, debido al control en el consumo de alimentos.

Revisa bien tu calendario de fechas especiales y eventos sociales, esto con el fin de lograr sacar el máximo provecho a tu tratamiento sin restringirte de pasar un agradable momento con los tuyos y divertirte.

Recuerda que la idea de una sonrisa perfecta es poder lucirla.

Etiquetado en : Estética dental