La periodontitis (o enfermedad periodontal) es una infección de origen bacteriano de los tejidos especializados, los ligamentos y los huesos que rodean y sostienen los dientes.

Causas

La periodontitis es una enfermedad de origen multo-factorial. En aquellos casos que está asociada a acumulación de placa bacteriana por una higiene deficiente, esta placa se aloja alrededor y por debajo de la línea de las encías (la zona donde la encía entra en contacto con el diente). Puede causar que el hueso y los tejidos que sostienen los dientes se dañen de forma irreversible.

Cuando la situación empeora, el hueso empieza a erosionarse. Si no se trata, puede causar que los dientes se muevan y se caigan o tengan que ser retirados por un dentista especialista.

Síntomas

A diferencia de la gingivitis (inflación de las encías), tiene consecuencias graves y duraderas para la apariencia y el estado de tus dientes y encías. Por ello, es muy importante que no dejes que las cosas lleguen tan lejos.

Si sangras cuando te cepillas los dientes, tienes mal aliento y las encías inflamadas y rojas, padeces signos tempranos de enfermedad gingival; no los ignores. Si sufres alguno de estos síntomas deberías consultarlo con dentista de inmediato. Él puede aconsejarte sobre el mejor tratamiento antes de que el problema sea demasiado grave.

Tratamiento

El tratamiento de las enfermedades periodontales varía en función del estado de avance de la patología. El dentista se encargará de realizar una evaluación y pautar el plan de tratamiento más indicado.

Si la enfermedad se encuentra en un periodo inicial, es necesario eliminar las bacterias acumuladas mediante una profilaxis profesional, realizada por profesionales como el dentista o el higienista dental.

En el caso de la periodontitis, el tratamiento suele organizarse en dos fases. En la fase básica se eliminan las bacterias periodontales mediante el raspado y alisado radicular. En enfermedades cuyo estado es más grave se considerará acceder a las bolsas periodontales profundas realizando una cirugía periodontal. A veces, en este tipo de fases se aplican técnicas de regeneración ósea. Si las encías están muy retraídas puede llevarse a cabo una cirugía periodontal con injertos para cubrir la parte que se ha perdido tras su deterioro.

Recuerda que, si presentas alguno de los síntomas, debes visitar a tu odontólogo para determinar el tratamiento necesario y siempre mantener una buena salud bucal.

Etiquetado en :