Es una sustancia blanda de un color entre blanco y amarillo, se forma por la acumulación de bacterias, restos de comida, restos de proteínas humanas y saliva que se deposita en la superficie de los dientes y el surco de la encía.

En la placa dental se concentran algunas bacterias que forman parte de los microorganismos de la boca. Aunque no todos son dañinos, algunos pueden degradar los azúcares de los alimentos que consumimos y los transforman en ácidos que atacan a nuestros dientes, destruyendo el esmalte dental y provocando la aparición de caries.

Esta acumulación de placa también puede causar otros problemas como gingivitis. Además, si no se retira a tiempo y permanece un tiempo prolongado sobre nuestros dientes, puede mineralizarse y puede desencadenar la formación de sarro o cálculo dental. Una vez convertido en sarro, ya no puede eliminarse mediante el cepillado y requerirá la limpieza profesional de un dentista para poder eliminarlo.

Las bacterias están presentes en todas las bocas. De hecho, tenemos más de 1000 especies de bacterias diferentes en la boca. La placa se forma de manera constante porque las bacterias están siempre presentes en la cavidad bucal y porque no la eliminamos correctamente con la higiene bucal. 

Para crecer y desarrollarse, las bacterias se nutren de residuos provenientes de nuestra dieta y saliva. Si esto, se repite durante mucho tiempo, destruye el esmalte dental y originan la caries. La placa puede provocar caries y gingivitis. Cuando evoluciona, si no es tratada la gingivitis, puede provocar periodontitis, que ya conlleva la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes e incluso poder provocar la pérdida del diente.

Enfermedad en los tejidos que dan soporte a los dientes son tanto gingivitis (inflamación sin destrucción) como periodontitis (inflamación con destrucción)

Síntomas

Las bacterias se desarrollan frecuentemente en nuestra boca utilizando los residuos de los alimentos para crecer, motivo por el cual es común que todos suframos de la presencia de placa. Si esta no se elimina de manera correcta se puede desarrollar gingivitis, halitosis y puede desencadenar en una enfermedad periodontal afectando los tejidos de las piezas dentales. 

Prevención

La acumulación de placa puede producir gingivitis y enfermedades periodontales, así que es importante tomar pasos para su prevención y tratamiento.

  • Visita a tu odontólogo profesional cada 6 meses para una limpieza completa.
  • Cepíllate con una pasta de dientes antibacterial con flúor.
  • Usa hilo dental al menos una vez al día para eliminar las partículas de comida y la placa entre los dientes.
  • Usa un cepillo de dientes de calidad y recuerda reemplazarlo cada 3 meses.
  • Incorpora un enjuague bucal a tu rutina para ayudar luchar contra la acumulación de placa y prevenir la gingivitis.
  • Mantén una dieta balanceada y cepíllate después de cada comida para ayudar a reducir la formación de placa.
Etiquetado en : Periodoncia