Hay pocas cosas que sean tan molestas como un dolor de muelas. Además de no dejarnos morder y, por ende, también vuelve muy complicado comer, puede repercutir en dolores de cabeza o de cuello, además de generar problemas para dormir. Sin embargo, no existe una única causa para que esto suceda, en cambio, hay varios factores de los que vamos a hablar acá.

¿Por qué pueden doler las muelas?

Vale la pena aclarar que un dolor de muelas no significa, necesariamente, que un molar tiene problemas. También se pueden dar por razones ajenas a las muelas, pero que afectan a estas.

El cuerpo es como una máquina maravillosa en la que, si algo falla, puede afectar otras partes del sistema. Esto puede ocurrir, por ejemplo, por golpes en la mandíbula o problemas en las encías, entre otras razones.

  • Las caries:

    es una de las causas más comunes por las que ocurren los dolores de muelas, pero también una de las más evitables. Las caries salen, normalmente, por una higiene dental precaria, que está totalmente relacionada con las bacterias que se acumulan en los restos de alimentos que quedan en nuestros dientes. Estas se convierten en infecciones que hacen pequeños agujeros en las muelas a los que llamamos caries.

  • Trauma dental:

    cuando nos referimos a este término hablamos de afectaciones física en las muelas que pueden generar dolor, pero que no se tratan de infecciones o bacterias. En este caso hablamos de molares que duelen por lesiones, fracturas o desgaste. Esto último puede tener diferentes factores, desde la alimentación, pasando por la salud oral, hasta el desgaste natural que sufren los dientes. Las lesiones y fracturas suelen darse por golpes, que pueden ser pequeños o significar la pérdida de la muela, incluso pueden hacer que esta se desplace dentro de la boca.

  • Absceso:

    cuando pasa suficiente tiempo, un trauma dental o una caries tiene todo el potencial de convertirse en un absceso, es decir, que la parte interna de una muela se acumule pus debido a una infección. Esto es peligroso porque la infección puede contaminar el resto del diente y sus alrededores, como los huesos y las encías. Los abscesos son más graves que las caries o un trauma, con un dolor que no se detiene y que puede llegar a ser muy agudo. El mal aliento, la fiebre, dolor al morder, un mal sabor de boca, la inflamación de las encías en la zona del diente afectado o la sensibilidad al calor y/o el frío son síntomas de un absceso.

  • Bruxismo:

    hoy en día es una palabra que ha pasado al lenguaje cotidiano debido a lo común que se ha convertido. Se trata de esa acción involuntaria de apretar y/o hacer rechinar los dientes, incluso muchas veces sucede mientras dormimos. De esta forma, las muelas se van gastando y la tensión que se genera puede terminar en dolores de molares, cuello, hombros y cabeza.

  • Lesiones en la boca o la mandíbula:

    esta una de las razones por las que una muela puede doler, pero es porque sus áreas cercanas están afectadas por una lesión o un golpe, mas no es el molar la causa del dolor. Usualmente se dan por accidentes.

  • Inflamación o infección en las encías:

    es un caso muy parecido al anterior, solo que la causa no está en el hueso de la mandíbula, sino por una bacteria que afecta las encías y, por ende, repercute en el dolor de muelas

  • Un diente que no ha salido:

    el mejor ejemplo son las cordales. Muchas veces, cuando las muelas del juicio están naciendo, no tiene suficiente espacio y empujan a los otros dientes, creando dolores en nuestra boca.

¿Cómo prevenir el dolor de muela?

  • Una buena higiene:

    la primera gran recomendación es tener mucho cuidado al lavarnos los dientes. Se debe hacer tres veces al día y, al menos en una de esas, es necesario usar hilo dental. También es importante tener cuidado al momento de comer alimentos muy duros que pueden llegar a desportillar una muela.

  • Visitar al dentista:

    es fundamental visitar al odontólogo al menos cada seis meses. Esto ayuda a mantener un control sobra la salud bucal, prevenir cualquier irregularidad que el dentista pueda detectar y tener los dientes en un buen estado.

También te puede interesar leer:

Infección dental: ¿Cuándo realizar la extracción?

Cómo prevenir la caries en tus dientes.

Limpieza dental

Recuerda que tu primera cita es gratis.

El nombre debe tener solo letras y espacios y contar entre 5 y 30 caracteres
El número de teléfono celular debe tener 10 dígitos y si es fijo debe tener 7 dígitos
Correo electrónico válido, no obligatorio
Etiquetas